El Alcohol y La Dieta - Carson Life - Carson Life ES

ENVIO GRATIS ENORDENES DE $50+

Llámanos Gratis al (786)446-8514 

logo company

El Alcohol y la Dieta

por Tiffany Colorado enero 24, 2018

Las vacaciones terminaron y es momento de cumplir con las resoluciones para un nuevo año saludable y activo. Comenzar una dieta es un proceso que requiere paciencia, disciplina y conocimientos. Hoy te queremos hablar de cómo el alcohol puede afectarte en el camino para alcanzar tu peso ideal.

La dieta no solo está asociada a cómo te alimentas, sino que también está relacionada con factores clave como el ejercicio, el nivel y la calidad de tu descanso, y por supuesto, en eliminar de tu vida algunos excesos que pueden no parecer perjudiciales pero que frenan tu avance de manera considerable.

Un error grave que cometemos en la dieta es vigilar lo que comemos mientras que nos despreocupamos por lo que bebemos. Una gran cantidad de las calorías que consumimos viene de las bebidas, no sólo las alcohólicas pero también la soda, los jugos de frutas etc. Con el alcohol es importante tener en cuenta que no sólo estamos consumiendo calorías vacías y un exceso de azúcar sino que también perdemos las inhibiciones (lo cual lleva a comer en exceso) y le impedimos al hígado procesar la grasa de manera óptima. También tenemos que considerar la famosa resaca que afecta nuestra habilidad de llevar a cabo actividades físicas y tener una digestión optima. 

No te cohíbas

No se trata de dejar de disfrutar de un buen vino o unos cocteles con tus amigos durante el fin de semana. Lo ideal es ser consciente de que el alcohol tiene un alto contenido calórico lo que hará que tu proceso para bajar de peso se retrase.

Procura dejar de acompañar tus comidas con alcohol y reduce sustancialmente el consumo de cerveza, sobre todo si quieres alcanzar un abdomen plano.

  1. No mezcles y elige tragos puros

Los cocteles pueden ser deliciosos pero pueden ser una piedra en tu camino para lograr el peso ideal. Al mezclar bebidas alcohólicas con sodas, frutas y otros ingredientes estás agregando, además de más calorías, exceso de azúcar que afectará inmediatamente tu dieta.

Puedes optar por tomar un trago de whisky, vodka o ron puros, los cuales tienen calorías en menor medida si los comparas con las más de 100 calorías de una cerveza.

  1. Bebe lentamente y no lo hagas si no has comido suficiente

Un trago de cualquier tipo de alcohol no reemplaza una comida. Trata de comer bien antes de consumir cualquier tipo de bebida y hazlo lentamente para que tu organismo pueda digerirlo mucho mejor, sin que te embriaguez pero también para que hagas buena digestión y no afecte tu dieta.

Cuando estés tomando bebidas alcohólicas, altérnalas siempre con agua pura, la cual también ayudará a que tu cuerpo se sienta mejor y los efectos no sean tan fuertes.

  1. Aprende sobre los tipos de bebidas y su contenido calórico

Si comienzas a conocer más sobre las bebidas alcohólicas y las cantidades de calorías que le pueden añadir a tu dieta, podrás elegir mucho más fácil y conscientemente qué beber y en qué cantidades.

No será lo mismo tomar dos cervezas con tu almuerzo que acompañar tu comida con un vaso de vino, el cual puede ser mucho más saludable.

Algunas cantidades para que tengas en cuenta son:

  • Ron, ginebra y whisky: 244 calorías por cada 100 ml.
  • Coñac: 243 calorías por cada 100 ml.
  • Vinos dulces: 79 calorías por cada 100 ml.
  • Vino tinto: 74 calorías por cada 100 ml.
  • Vermut dulce: 160 calorías por cada 1000 ml.
  • Cerveza: 150 calorías por cada 355 ml.
  1. ¿Y si lo usas en tus recetas?

¿Y si en lugar de tomarte un trago, utilizas el alcohol en pequeñas cantidades para preparar deliciosas recetas? Existen diferentes alternativas para preparar platos y postres con los que podrás disfrutar del trago que más te gusta pero sin que tenga un efecto determinante en tu dieta.

Puedes preparar unas deliciosas pechugas de pollo en salsa de brandi o un espectacular postre con un toque de anís. Las opciones son muchas, solo se trata de poner a trabajar la imaginación combinando estratégica y saludablemente los ingredientes.

  1. Mantén el equilibrio

Finalmente y cómo lo mencionamos al comienzo, comenzar una dieta tiene que hacerse con disciplina pero siguiendo un plan que incluya no solo cambiar hábitos alimenticios sino que tenga en cuenta el ejercicio diario y estructurado, además del buen descanso.

Recuerda dormir al menos 6 horas todos los días, tomar pausas activas en tu trabajo y caminar mucho.

Si tienes algún otra recomendación para la dieta perfecta, compártela con nosotros en la sección de comentarios.





Tiffany Colorado
Tiffany Colorado

Autor


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

$15 off